La bici como empoderamiento femenino

Desde los inicios de la bicicleta y su evolución en la sociedad  ha marcado un gran impacto en lo ambiental, en la salud y en la historia, cuya evolución ha cumplido un papel fundamental junto a las mujeres. 

Una joven mujer periodista, aventurera y además ciclista aceptó el reto de dos hombres que aseguraban que una mujer no podría darle la vuelta al mundo en bicicleta. Hablamos de la estadunidense Annie Cohen Kopchovsky, más conocida como Annie Londonderry,  quien aceptó el reto de estos dos hombres y donde también se disputaba una gran suma de dinero si lograba cumplir el reto. 

La historia relata que un día dos ricos empresarios de Boston retaron a Annie a llevar una aventura en bicicleta, pues el pensamiento radical del hombre predominando sobre la mujer les hacía creer que era imposible que una mujer pudiera darle la vuelta al mundo. Le ofrecieron a Annie diez mil dólares si lo conseguía en quince meses, ganando además cinco mil dólares durante el trayecto. 

Annie necesitaba patrocinadores para llevar a cabo el reto, es así como Albert Pope, dueño  de Pope Manufacturing Company de Boston y Hartford, ofreció a la joven una bicicleta para emprender el viaje, esto también con la finalidad de promocionar la marca de  bicicleta alrededor del mundo. Otra importante  marca se sumaba a la lista quien sería la marca de agua mineral Londonderry Lithia Spring Water, le ofreció a Annie cien dólares por llevar un cartel con el nombre de la firma, es ahí como la joven estadounidense es conocida como Annie «Londonderry»

El 25 de junio de 1894 comenzó su viaje, el periodico New York World, cubrió la nota como “El viaje más extraordinario jamás emprendido por una mujer” durante su recorrido no dejó de enviar telegramas a la prensa estadounidense en los que relataba todas sus aventuras. Regresó a los Estados Unidos el 23 de marzo de 1895 usando pantalones anchos, convertida en una defensora de la lucha por el ciclismo femenino y de los derechos de las mujeres. Annie logro completar a tiempo el reto de los quince meses, existen varias versiones que cobró la apuesta y otros dicen que no fue necesario ya que durante su aventura gano mucha fama.

Gracias a la bici la mujer se hizo mas visible usando este medio de transporte, se empoderaron y dejaron a un lado los estereotipos, en donde ya se podía ver a una mujer usando pantalones en vez de largos e incómodos vestidos que usaban sobre la bicicleta, más mujeres se movilizaban solas sin la acompañia de sus esposos.

Amarillo-Colorido-Organico-Natural-Estudiante-Secundaria-Video-de-Presentacion-1

Bigo Safe

A medida que el empoderamiento femenino en las bicicletas agarraba fuerza, no fue espera para que parte de la sociedad reaccionará negativamente ante esta actividad. Inventaron hasta enfermedades que según científicos se  originaban por el uso de la bici . «Cara de bicicleta» según doctores de la época, causaba  ojos saltones, mandíbula tiesa y rostro demacrado, hasta llegaron a relacionar la apendicitis con el uso de la bici. Incluso el periodico New York World en 1895 publicó un artículo con la lista de prohibiciones para mujeres ciclistas.

  • No te desmayes en el camino
  • No uses gorro de hombre
  • No uses ropa interior apretada
  • No olvides tu bolsa de herramientas
  • No rechaces la ayuda cuesta arriba
  • No mastiques chicle. Ejercita tu mandibula en privado
  • No uses la jerga de la bicileta, eso dejalo a los chicos
  • No salgas de noche sin la compañia de un hombre
  • No ignores las leyes de la carretera porque eres mujer

Sin duda alguna la bicicleta rompió estereotipos, mitos y motivó a muchas mujeres a sumarse a esta nueva alternativa de movilidad. 

Valentina Millán